Prefacio

Prefacio

Queridos lectores y lectoras:

Muy poco después de asumir como nuevo director de DVV International pude com probar con cuánta profesionalidad se redacta y publica la revista Educación de Adultos y Desarrollo y con qué pasión es recibida y comentada por los lectores. Es un exponente representativo de las numerosas facetas de la educación de adultos. Con sus contribuciones — que nos son enviadas desde los más distintos países y regiones — invita al educador de adultos a reflexionar sobre la manera de abordar su profesión y evaluarla ante el transfondo de los acontecimientos científicos y políticos en el campo de la educación no formal e informal. Al menos esa es la impresión que nosotros, los colaboradores de DVV International, tuvimos a partir de los resultados que arrojó el sondeo realizado el año pasado, en el cual participaron muchos de los lectores con los que pudimos contactar por medio del correo electrónico, y a través de una comprobación al azar por correo postal. Deseo agradecer muy especialmente a todos los lectores que se tomaron el tiempo para contestar las preguntas de nuestros evaluadores. De este sondeo hemos extraído ciertas conclusiones y ganado ideas que sobre la base de las doctas directrices del Prof. Joachim H. Knoll, miembro del consejo de administración de DVV International, han dado pie a cambios e innovaciones que ustedes podrán apreciar en este primer número en que la revista aparece en su nuevo formato.

Especial importancia tuvo para nosotros la creación de un consejo de redacción que congregase a personas e instituciones vinculadas desde hace muchos años a DVV International, y cuyas distintas perspectivas y variadas opiniones sobre las diferentes facetas de la educación de adultos asegurase una amena e interesante lectura. Estamos muy agradecidos a Carolyn Medel-Añonuevo, del Instituto de la UNESCO para la Educación con sede en Hamburgo, y a Ana Angostino, del Consejo Internacional de Educación de Adultos, de Montevideo, por su disposición a contribuir con sus contactos y experiencias a la publicación de nuestra revista. De las filas de DVV International, Heribert Hinzen, por muchos años director de la revista, y por ende gran conocedor de todos los pormenores relacionados con ella, también aportará su experiencia. Finalmente, en Bonn, el redactor Michael Samlowski junto con Gisela Waschek revisarán las propuestas, las corregirán y les darán el formato que precisa la imprenta. Este equipo tan cosmopolita ha cumplido ya un excelente cometido en la preparación del presente número.

Como respuesta a los intereses y necesidades que nuestros lectores manifestaron en el contexto del sondeo antes indicado, la revista publicará en forma persistente aportes y artículos sobre las tres áreas clave, a saber la política, la ciencia y la práctica. Aproximadamente la mitad de la revista estará reservada para contribuciones sobre la última de dichas áreas: la práctica. De esta manera queremos dejar constancia de que DVV International se percibe a sí misma como entidad con una clara orientación hacia la práctica; que en su trabajo y compromiso es fiel a los avances científicos, y que se hace eco del discurso político a la vez que también lo configura. Para dar a cada número de la revista un perfil claro, las contribuciones vinculadas a la práctica versarán sobre tres temas centrales que serán abordados a partir de distintas perspectivas en cuanto a regiones y contenidos. Daremos preferencia a autores de regiones y naciones donde estamos llevando a cabo proyectos, así como de países vecinos de éstas. Otras innovaciones menores, también de tipo visual, las podrán apreciar inmediatamente en las próximas páginas.

Me parece también importante solicitarles que nos hagan llegar la tarjeta de respuesta postal adjunta. Debido al elevado costo actual de los envíos postales nos vemos obligados a limitar el número de receptores —que durante los años ha ido creciendo continuamente— a aquellas personas e instituciones que con su respuesta nos corroboren que la revista llega a las manos indicadas y despierta el interés que nosotros suponemos. Paralelamente persistiremos en nuestros esfuerzos por mejorar la presencia de la revista en Internet.

Antes de concluir, deseo echar un breve vistazo hacia el futuro. Se puede decir, indudablemente, que 2010 no fue un año trascendental para la educación de adultos a nivel mundial. Para que ese hubiera sido el caso, CONFINTEA VI debería haber dado impulsos más notorios: es aquello con lo que contaban los optimistas y que ansiaban los realistas. Sin embargo, con el Informe Mundial sobre el Aprendizaje y la Educación de Adultos (GRALE, Global Report of Adult Learning and Education) se presentó un documento que es sinónimo de una protesta contra la dramática falta de datos en el campo de la educación de adultos. La importancia de una base de datos confiable para el trabajo científico y político se hace notar nuevamente en estas semanas en que nos hemos dedicado a preparar el Informe de Seguimiento de la EPT en el mundo de 2012, que versará sobre la ampliación de oportunidades para personas marginadas a través de la adquisición de competencias. Si bien se cuenta con suficientes cifras y estadísticas sobre la formación profesional, no puede decirse lo mismo en el campo de la educación básica y ulterior (competencias básicas) de personas adultas. A todos nuestros lectores que no estén de acuerdo con una limitación de las «competencias» a su dimensión profesional, les rogamos que envíen —directamente al equipo del Informe de Seguimiento de la EPT en París o a la redacción de nuestra revista— ejemplos de «competencias básicas» que en cuanto a cifras y a efectos sean suficientemente resistentes. Al dedicarle un número especial de nuestra revista al Informe de Seguimiento de la EPT 2012 demostramos la importancia que le atribuimos al tema.

Ahora sólo me queda desearles una lectura amena e instructiva del número 76 de la revista, que obra en sus manos, y que ha sido modificado de acuerdo con las sugerencias por ustedes expresadas.

Atentamente
Roland Schwartz