Gerd Müller
“La educación es un derecho humano fundamental de toda persona”

Entrevista a cargo de Johanni Larjanko y Ruth Sarrazin para DVV International
Fotografía: photothek.net

El Dr. Gerd Müller asumió en diciembre de 2013 el cargo de Ministro Federal alemán de Cooperación Económica y Desarrollo. Desde 1994 es miembro del Parlamento Federal alemán (Deutscher Bundestag) representando a su circunscripción, Kempten, Lindau y Alta Algovia (Oberallgäu) y hasta 2005 fue, entre otras funciones, portavoz de política exterior y europea de su partido, la CSU (Unión Cristiano-social), en el Parlamento Federal alemán. Entre 2005 y 2013 fue Secretario de Estado Parlamentario del Ministerio Federal alemán de Alimentación, Agricultura y Protección de los Consumidores, encargándose, entre otras materias, de las relaciones internacionales, de proyectos de desarrollo y de la seguridad alimentaria a nivel mundial.
 



¿Por qué apoya el Ministerio Federal alemán de Cooperación Económica y Desarrollo (BMZ) proyectos para la educación de adultos en países en desarrollo?

En mi opinión, la educación es el sector clave para el progreso. La importancia de la educación para un desarrollo social sostenible y la lucha contra la pobreza y el hambre es indiscutible. Una persona que carece de educación permanece en una situación de dependencia, mientras que al poseer educación puede tomar las riendas de su vida y adoptar las decisiones pertinentes. La educación es un derecho fundamental universal y a la vez uno de los pilares fundamentales de toda forma de cooperación para el desarrollo.

“La educación es un derecho fundamental universal y a la vez uno de los pilares fundamentales de toda forma de cooperación para el desarrollo.”

Al respecto, la política de desarrollo alemana se orienta hacia el ideal del “aprendizaje a lo largo de la vida” de carácter integral. Ello es sinónimo de una educación que comienza a una edad muy temprana de la infancia, pasa por la educación primaria y secundaria, la formación profesional y la formación académica, para llegar hasta la formación ulterior y el perfeccionamiento. Una educación que no se limite al ámbito escolar, sino que comprenda asimismo y sobre todo medidas extracurriculares, tal como DV V International las implementa en el contexto de sus proyectos. Por ejemplo, Afganistán: a través de sus centros de educación y de encuentro, DV V International contribuye de manera decisiva a que en dicho país la población femenina, que carece de otro medio de acceder al sistema de educación formal, se instruya y así tenga la oportunidad de ganarse su propio sustento.

¿Cuál es su postura personal con respecto al tema de la educación de adultos?

La pedagogía orientada a las personas adultas fue ya en mi época de estudiante uno de mis temas prioritarios. Los proveedores de educación de adultos son pilares importantes de la formación ulterior y del perfeccionamiento tanto en Alemania como en el contexto de la cooperación para el desarrollo.

Estoy convencido de que la educación de adultos puede contribuir sustancialmente al desarrollo sostenible y a la lucha contra la pobreza, especialmente en los países en desarrollo, como por ejemplo en África, donde DVV International, con el apoyo del BMZ, está presente en nueve países. Es nuestra intención llevar adelante e incluso ampliar esta labor.

A su juicio, ¿qué es lo que puede aportar la educación de adultos en los países en desarrollo?

La educación de adultos como parte del “aprendizaje a lo largo de la vida” es una herramienta fundamental para realizar una labor y una gestión económica autónomas. Junto con la escritura, la lectura y la aritmética, frecuentemente se inculcan también habilidades prácticas importantes para la vida cotidiana. Al respecto puedo mencionar aspectos tales como la salud, la nutrición, la planificación familiar o temas jurídicos.

La amplia gama de actividades que DV V International realiza en África abarca desde proyectos de alfabetización hasta la formación de artesanos, desde cursos para empresarios en áreas como producción y comercialización hasta cursos para madres jóvenes. Al mismo tiempo, DV V International asesora a las administraciones locales y nacionales en la mejora del entorno de aprendizaje o bien en la elaboración de planes de estudio. ¡Ello contribuye a mejorar la situación en el largo plazo! Especial importancia reviste en mi opinión la promoción igualitaria de los derechos y las posibilidades de niñas y mujeres.

“Debemos establecer un orden mundial humano y justo, que a la vez sea un sistema de valores y ofrezca perspectivas de vida para toda la humanidad.”

¿Cuáles serán sus prioridades en la política de desarrollo alemana durante los próximos años?

El mundo afronta enormes desafíos: pobreza y hambre, guerras, conflictos y oleadas de refugiados, deterioro ambiental y cambio climático. Estamos hablando de cuestiones fundamentales para la supervivencia de la humanidad, por lo que debemos proceder de manera conjunta y coherente. Debemos establecer un orden mundial humano y justo, que a la vez sea un sistema de valores y ofrezca perspectivas de vida para toda la humanidad. Pero la realidad es otra: en el mundo entero, 1.4 mil millones de personas siguen viviendo en condiciones de absoluta pobreza. El 20% más rico de la población mundial acapara el 80% de los recursos, por lo que es responsable de dos terceras partes de los daños ambientales y climáticos. Mil millones de personas no tienen qué comer y padecen hambre, en tanto que 51 millones de personas en el mundo entero son refugiados. De esta situación concluyo que la política de desarrollo debe intervenir en los ámbitos donde se precisan cambios fundamentales. La política de desarrollo debe contribuir a superar la pobreza y la desnutrición, a proteger el medio ambiente y el clima, a fomentar la educación, a mejorar la prevención sanitaria y promover las condiciones laborales justas. A este respecto me guío por el ideal de una economía de mercado ecológica y social.

¿Cuáles han sido las decisiones más importantes que ha adoptado desde que asumió el cargo de ministro?

He puesto en marcha cuatro iniciativas especiales: “Un solo mundo sin hambre”, con la finalidad de lograr estabilizar la seguridad alimentaria; las otras se refieren al desarrollo regional en el África del Norte y Oriente Próximo, la ayuda a los refugiados y la protección del clima.

Ya tan sólo la situación en Siria ha obligado a casi tres millones de personas a abandonar sus hogares. Para los refugiados sirios y las comunidades de acogida hemos puesto a disposición 50 millones de euros como ayuda inmediata. Para este fin también se destinarán en lo sucesivo cuantiosos recursos.

Igualmente, hemos retomado la cooperación económica con Sudán del Sur y por primera vez hemos realizado iniciativas conjuntas con Francia en la República Centroafricana. Al adoptar una nueva estrategia para África estamos estableciendo nuevas prioridades de desarrollo.

Usted es partidario de modificar las estructuras mundiales. ¿Debemos también nosotros, aquí en las naciones industrializadas, replantear nuestra postura?

¡Claro que sí! Por ejemplo, en mi opinión el respeto de las normas de sostenibilidad social y ambiental y el comercio justo ocupan un lugar muy destacado en la agenda. Haciéndose eco de una iniciativa que yo patrociné, empresarios, asociaciones, sindicatos y la sociedad civil están elaborando una alianza para ropa sostenible. El objetivo es que en adelante consumidores y consumidoras puedan verificar si su traje o su vestido fueron producidos en condiciones ambientales y sociales sostenibles.

¿Cuál es el trasfondo de la Carta para el futuro “UN SOLO MUNDO nuestra responsabilidad”? ¿Y de qué manera pueden participar actores de la sociedad civil? 

Con esta Carta para el futuro queremos demostrar que la política de desarrollo para un desarrollo equitativo y sostenible comienza por nosotros, en la normalidad de nuestra vida cotidiana: ¿Qué me pongo? ¿Qué cómo? ¿Cuál es mi propia huella de carbono? ¡Cada día podemos asumir en nuestro quehacer parte de la responsabilidad por nuestro planeta!

Hemos puesto en marcha un amplio proceso de debate que abarca a toda la sociedad: la sociedad civil, el sector privado y el mundo académico, los municipios y los Estados Federados, las organizaciones gubernamentales y no gubernamentales, los ciudadanos y ciudadanas. Aquí y ahora deseo invitar nuevamente a todos estos actores de nuestro país a participar de manera activa. Deseamos impulsar un amplio proceso de debate en el que todos ustedes puedan participar directamente de manera virtual y en los diversos foros temáticos. También pueden organizar eventos propios y contribuir con sus resultados al proceso de elaboración de la Carta para el futuro.

En lo que se refiere específicamente a DV V International, este organismo contribuye, a través de su proyecto “aprendizaje global”, a sensibilizar en las universidades populares alemanas a las ciudadanas y los ciudadanos interesados con respecto a las interdependencias globales. En el marco de este proyecto se están ofreciendo cursos y realizando exposiciones realmente impactantes, como por ejemplo sobre “trabajo digno” o “el fútbol y sus trasfondos globales”. De esta manera se promueve un cambio en la conciencia en la sociedad. Así los invito a participar y dar a conocer sus experiencias en nuestro proceso de diálogo.

El Gobierno Federal alemán le ha otorgado a esta Carta para el futuro el carácter de proyecto emblemático para 2014 en el contexto de la estrategia nacional de sostenibilidad. Será también una importante contribución alemana en 2015, en lo que respecta hacia seguir desarrollando los Objetivos de Desarrollo del Milenio de las Naciones Unidas.

Durante una conferencia sobre el futuro que se celebrará en Berlín, el 24 de noviembre haré entrega de la Carta, que contendrá los resultados de nuestro debate público, a la Canciller Federal. Invito cordialmente a DVV International a participar en este evento.